El tabaco destruye la vida de fumadores y no fumadores

Expertos del Grupo Médico Santa Paula (GMSP) y la Sociedad Anticancerosa de Venezuela (SAV), dictaron charla sobre “Incidencias del Tabaco en la Salud del Venezolano”.

julio 2018

Expertos del Grupo Médico Santa Paula (GMSP) y la Sociedad Anticancerosa de Venezuela (SAV), dictaron charla sobre “Incidencias del Tabaco en la Salud del Venezolano”.

Los efectos del tabaco son múltiples y muy dañinos, pues está compuesto por más de 60 variedades de sustancias que producen daños generalizados en el organismo, lo que lo convierte en el principal factor de riesgo de cáncer de pulmón y el responsable de muchas otras enfermedades.

Así lo señaló el neumonólogo Rafael Fernández durante la charla “Incidencia del Tabaco en la Salud del Venezolano, realizada en el Grupo Médico Santa Paula (GMSP), en conjunto con la Sociedad Anticancerosa de Venezuela (SAV), con motivo del Día Mundial de No Fumar, el pasado mes de mayo.

El médico hizo una revisión sistematizada de las enfermedades relacionadas con el hábito tabáquico, tanto las que afectan al aparato respiratorio como las que generan enfermedades en otros órganos y sistemas, como: el cardiovascular, neurológico y otorrinolaringológico, entre otros.

Indicó que “a nivel pulmonar la nicotina es la responsable de la destrucción del tejido que existe en la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), y de los daños a nivel celular que condicionan la aparición de cáncer de pulmón. También aumenta el riesgo de padecer otras formas de cáncer, como de esófago, páncreas, riñón y vejiga.
De igual forma, “genera daño de los vasos sanguíneos, ocasionando un aumento en el riesgo de enfermedad cardíaca coronaria, accidente cerebrovascular e hipertensión, y eleva la posibilidad de neumonía en pacientes fumadores”, señaló.

El especialista del GMSP aseveró que las personas fumadoras tienen 11 veces más posibilidades de presentar cáncer de pulmón, y que el 90% de los pacientes con esta patología son o fueron fumadores.

Con respecto a los fumadores pasivos, indicó que la exposición de manera continua al humo ambiental del tabaco, genera enfermedades respiratorias crónicas. “En niños aumenta la severidad y frecuencia de los episodios de asma, así como de la incidencia de infecciones respiratorias tanto superiores como inferiores”.

Al igual que ocurre con los fumadores, quienes están expuestos a él tienen también mayor riesgo de desarrollar cáncer de pulmón, enfermedad coronaria y eventos cerebrovasculares, señaló el médico.

Control del hábito tabáquico

Por su parte, el doctor Juan Saavedra, gerente general de la SAV, se refirió a la labor de esta institución, cuya misión es contribuir con la reducción de la incidencia, mortalidad y morbilidad del cáncer a través de la educación, pesquisa y diagnóstico precoz, y se aboca a conmemorar fechas especiales como, en este caso, el Día Mundial de No Fumar.

Recordó que esta efeméride fue decretada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), para poner en relieve los riesgos asociados con el tabaquismo, tanto en la salud como en otros ámbitos, y abogar por políticas eficaces y eficientes para reducir el consumo del cigarrillo.

Saavedra informó que actualmente hay en el mundo 4.700 millones de personas (63% de la población mundial) protegidas por alguna de las medidas contenidas en el Convenio Marco de la OMS para el Control del Tabaco, aprobado en 2005, lo que comparado con cifras de años anteriores representa un avance importante.

En el caso de Venezuela, uno de los más de 140 países que suscribió este tratado internacional, señaló que ha logrado bajar el consumo en casi un 50%, gracias a la aplicación de políticas como la prohibición de la publicidad, la promoción y patrocinio del tabaco, el aumento de los impuestos al producto, así como la restricción de fumar en espacios públicos y sitios de trabajo.

Con respecto al cáncer del pulmón, una de las enfermedades más vinculadas al consumo de cigarrillo, adelantó que de acuerdo con las proyecciones del nuevo estudio de investigación sobre incidencia y mortalidad de cáncer que publicará la SAV en junio del presente año, entre 480 y 584 mujeres mayores de 74 años, podrían fallecer por esta causa anualmente; mientras que en el caso de los hombres mayores de 74 años se pronostica un incremento de la mortalidad de 594 a 766.

El estudio anterior, realizado entre 2013 y 2016 evidenció un aumento sostenido de la incidencia de 12.44 versus 13.07, y de la mortalidad (15.14 vs 16.03), asociado al cáncer de pulmón durante ese período.

Consecuencias sociales

Natasha Herrera, psicólogo especialista en adicciones y colaboradora de la SAV abordó el tema relativo a las implicaciones de fumar y las consecuencias sociales para la salud, señalando que este mal hábito genera no sólo enfermedades y muertes prematuras de madres y padres de familia, sino también una carga económica importante .

“Esto repercute en el deterioro del salario mínimo, porque se gasta demasiado dinero en la compra de cigarrillos; menos comida en el hogar, por la misma razón; complicaciones cardiovasculares en la población infantil, porque se convierten en fumadores pasivos gracias a un familiar cercano con adicción al tabaco, como la madre, el padre, abuelos o tíos”, explicó.

Informó que actualmente se producen en el mercado mundial 6 mil billones de cigarrillos y 505 mil billones son comercializados como contrabando. En 2010, fueron fumados 12 millones de estos productos en el mundo, y 63% de los recolectores de tabaco son niños. “Todo esto deja como resultado uno de los más altos índices de cáncer de pulmón a nivel global y la muerte de más de 7 millones de personas por año”.

Según la Encuesta Mundial sobre Tabaco en Jóvenes (Global Youth Tobaco Survey), realizada en el año 2010 y publicada por el Centro de Control de Enfermedades de la OMS y la Organización Panamericana de la Salud (OPS), la prevalencia de fumadores adolescentes (entre 13 y 15 años) en el país es de 9,4%, la edad promedio en que se comienza a fumar en Venezuela.

Herrera dijo que el índice de adicción sigue siendo demasiado alto, por lo que se deberían regular las leyes para no fumar. Consideró igualmente necesario continuar protegiendo a los no fumadores, ya que un tercio de los casos de cáncer de pulmón, hoy en día, es causado por la exposición al humo ajeno de cigarrillo.