Evitar la hepatitis equivale a prevenir el cáncer de hígado
La Sociedad Anticancerosa de Venezuela apoya la campaña «Por un futuro sin hepatitis», dirigido a enfocar la prevención de la hepatitis B en las madres y los recién nacidos   Cada 28 de julio, el mundo de la salud y la prevención enciende sus alarmas a fin de concientizar y hacer un llamado de acción […]

La Sociedad Anticancerosa de Venezuela apoya la campaña «Por un futuro sin hepatitis», dirigido a enfocar la prevención de la hepatitis B en las madres y los recién nacidos

 

Cada 28 de julio, el mundo de la salud y la prevención enciende sus alarmas a fin de concientizar y hacer un llamado de acción contra la hepatitis viral, uno de los principales factores de riesgo para contraer enfermedades hepáticas como la cirrosis y el cáncer de hígado.

Según los más recientes datos suministrados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), 325 millones de personas tienen hepatitis vírica B y C. De ellas, 900 mil fallecen cada año por hepatitis B, y solo 42% de los niños reciben la dosis de la vacuna contra la hepatitis B prevista al nacer.

A nivel regional. La Organización Panamericana de la Salud (OPS) registró en 2019,  3,9 millones de personas que vivían con hepatitis B crónica, 7,2 millones de personas con hepatitis C crónica y 125.000 fallecidos a causa de cáncer de hígado y enfermedad hepática (cirrosis).

La Sociedad Anticancerosa de Venezuela (SAV) se suma a este movimiento mundial que exhorta aunar recursos y esfuerzos para combatir esta enfermedad.

“El llamado es a la prevención a través de la vacunación, las prácticas sexuales seguras, el diagnóstico precoz y tratamiento adecuado de las hepatitis víricas, así como un control sostenido de los factores de riesgo llevando un estilo de vida saludable”, expresó el Dr. Juan Saavedra, gerente general de la SAV.

 

Hepatitis B y C, prevenibles y curables

Se estima que el 57% de los casos de cirrosis hepática y el 78% de los casos de cáncer primario de hígado se deben a infecciones por los virus de la hepatitis B o C.

La hepatitis B es una infección vírica que puede dar lugar tanto a un cuadro agudo como a una enfermedad crónica. El virus se transmite habitualmente de la madre al niño durante el nacimiento y el parto, así como por contacto con sangre u otros líquidos corporales. Se puede prevenir mediante vacunas que son seguras, accesibles y eficaces. También es recomendable el tratamiento profiláctico con antivíricos durante el embarazo.

En cuanto a la hepatitis C, puede causar una afección aguda o crónica, cuya gravedad varía entre una dolencia leve que dura algunas semanas y una enfermedad grave de por vida. Se transmite a través de la exposición a pequeñas cantidades de sangre,  (consumo de drogas inyectables, prácticas de inyección o de atención sanitaria poco seguras, transfusión de sangre sin analizar, y prácticas sexuales que conllevan contacto con sangre). En la actualidad no existe ninguna vacuna contra la hepatitis C, pero los antivíricos pueden curar más del 95% de los casos.

Es importante subrayar que muchas veces, la enfermedad no presenta síntomas hasta varios años posteriores a la infección, momento en que el hígado puede estar severamente dañado.

 

OMS y SAV en campaña 

La OMS pide a todos los países que colaboren para eliminar las hepatitis víricas como problema de salud pública de aquí a 2030.

En esta ocasión, promueve una campaña preventiva que está siendo difundida por diversas organizaciones como la SAV.

Su mensaje se resume en 5 estrategias fundamentales para lograr esa meta:

1-Proteger a los lactantes de la infección.  Todos los recién nacidos deberían ser vacunados contra la hepatitis B al nacer y recibir posteriormente al menos, 2 dosis adicionales.

2-Detener la transmisión de madre a hijo.  Todas las embarazadas deberían someterse a pruebas de rutina para detectar la hepatitis B, la infección por el VIH y la sífilis y recibir el tratamiento necesario.

3-No dejar a nadie atrás.  Todas las personas deberían tener acceso a los servicios de prevención, pruebas y tratamiento de la hepatitis, incluidas las personas que se inyectan drogas, los reclusos, los migrantes y los grupos de población más afectados.

4-Ampliar el acceso a las pruebas y al tratamiento.  Las pruebas y el tratamiento oportuno de la hepatitis vírica pueden prevenir el cáncer de hígado y otras enfermedades hepáticas graves.

5-Mantener los servicios esenciales relativos a la hepatitis durante la pandemia de COVID-19.  Los servicios de prevención y tratamiento de la hepatitis son esenciales incluso durante la pandemia de COVID-19.

 

Datos importantes

  • El Día Mundial contra la Hepatitis se celebra el 28 de julio por ser el día del nacimiento del Dr. Baruch Blumberg, científico laureado con el Premio Nobel que descubrió el virus de la hepatitis B e inventó una prueba diagnóstica y la vacuna para contrarrestarlo.
  • La Estrategia del Sector de Salud Global de la OMS sobre la Hepatitis Viral, 2016-2021, tiene entre sus objetivos reducir en un 90% los nuevos casos de hepatitis B y C para 2030, y una reducción del 65% en la mortalidad, con el propósito final de eliminar la hepatitis viral como una de las principales amenazas para la salud pública, detener la transmisión y garantizar el acceso a la atención y a los tratamientos seguros y asequibles para las personas que padecen hepatitis.

 

Fuente: OMS-OPS

Otras notas de actualidad

La SAV realizará jornada de pesquisa de cáncer de esófago y gástrico

La SAV realizará jornada de pesquisa de cáncer de esófago y gástrico

Si eres mayor de 45 años, tienes antecedentes de reflujo gastroesofágico con más de cinco años de duración, antecedentes familiares directos de cáncer gástrico o infección crónica por Helicobacter pylori es recomendable que te realices una pesquisa endoscópica. Las consultas previas para la jornada inician el próximo 5 de septiembre.

leer más